5 de mayo de 2008

Lo que nunca...

...se debe hacer en el mundo de los blogs, o por lo menos así reza en muchos manuales y guías de blogestilo, es crear ciertas expectativas entre los lectores en cuanto a la temática, el tono y la frecuencia de publicación de los artículos, y luego no cumplirlas.

Pido disculpas. No sé si de algo sirven las siguientes excusas:

- acabo de tragarme 24 horas de viaje para llegar desde Arizona hasta Madrid. A medida que pasan los años, tanto el desajuste vital provocado por el cambio horario (más conocido con el nombre de "ye-laj") como el palizón transatlántico me resultan cada vez menos llevaderos.
- mis alumnos están más entusiasmados con el curso que nunca, con lo cual cada vez son más las preguntas, los proyectos y los comentarios que supervisar y anotar.

El caso es que el día no me está cundiendo tanto aquí como allende los mares.

3 comentarios:

Dolors dijo...

No te preocupes. es normal. Cuando se lleva un ritmo fuerte de trabajo -y es tu caso- un parón, aunque sea por un viaje, siempre rompe el ritmo y, aunque no lo parezca, cuesta un poco recobrarlo.

Anónimo dijo...

Es otro estilo de vida y realmente parece que el tiempo corre más. Todo es cuestión de habituarse. Un buen paseo por Madrid (unas buenas cañas en buena compañía...) ayudará, sin duda.

abel dijo...

Si encima se consigue un buen "encofrado" de los conocimientos adquiridos en el medio, no hau duda de que el esfuerzo habrá merecido la pena. ¡Las TICs y las CAÑAs al poder!